gratiszona

empleados toxicos

Los empleados toxicos suelen ser eminencias en lo profesional, pero insoportables en lo personal y abundan mas de lo que parece.
Son arrogantes, conflictivos, incluso ladrones y mentirosos, compensan su incapacidad para las relaciones sociales con talento para su trabajo, lo cual hace mas dificil detectarlos y plantearse su despido.
Algunos ni siquiera trabajan bien; son especialistas en perder el tiempo y en hacerselo perder a los demas.
El 90% de los jefes afirman haber sufrido este tipo de elementos, que llegan a faltar al respeto a compañeros, jefes y clientes. Envenenan las relaciones en los departamentos y a veces, las multiples decepciones llevan a los jefes a perder la confianza en las personas o establecer relaciones distantes y mecanicas con sus subordinados.
Suelen denunciar a los holgazanes, que se escaquean del trabajo rutinario.
Se quejan de los que pierden el tiempo intencionadamente, ocupandose de asuntos personales, de los incompetentes y de los mentirosos y ladrones.
Hay quienes simplemente la tienen tomada con el jefe.
En el caso de las jefas mujeres, los porcentajes suelen ser superiores.
Hay hombres (y tambien mujeres) que no aceptan ser mandados por una mujer.
El principal problema de los empleados toxicos es que los arrogantes y conflictivos muchas veces tambien rinden bastante profesionalmente.
Son muy comodos para la organizacion pero perjudican el espacio social.
Los que no saben lo que realmente ocurre no entienden que sus jefes quieran desprenderse de ellos pues suele ser un problema para los mandos intermedios.
Lo correcto es que la empresa reclame la colaboracion de los propios empleados en la deteccion de esos perfiles indeseables.
Y dada la escasez de sentencias que reconocen la procedencia de un despido por bajo rendimiento del empleado, en caso extremo es mejor asumir los inconvenientes de un despido improcedente y no retrasar lo inevitable, porque se termina haciendo el ridiculo.
En esos casos, sobre todo si el motivo es un robo, los compañeros deben saber los motivos del despido.
Es recomendable que se hagan evaluaciones de los jefes con frecuencia.
Aquellos que obtengan buenas notas deben tener confianza plena de la direccion a la hora de despedir a alguien.
Por mucha capacidad que tenga un empleado toxico, cuando se va, florece el trabajo de sus compañeros y no se le echa de menos.