gratiszona

sentado echado en marcha

Pruebas casi elementales de adiestramiento basico; debe comenzarse a iniciar al perro en estas disciplinas a partir de los tres meses de edad. Casi todas las obras escritas sobre el mejor amigo del hombre desaconsejan que se use ningun tipo de enseñanza hasta pasado el año edad. Esta maxima, sin duda acertada, se refiere al verdadero adiestramiento, pero no a esas elementales normas basicas de comportamiento condicionado; pero, desafortunadamente, se extendido la costumbre de dejar que los cachorros hagan lo que quieran hasta los trece o catorce meses y a nosotros, particularmente, no nos parece aconsejable. Es evidente que la tolerancia, durante estos primeros meses, debe ser amplia la mayor parte del tiempo, pero unos pocos minutos de clase, en los que no debe permitirse ninguna contradiccion, son muy aconsejables y en los muchos perros que hemos manejado se han demostrado excelentes pilares de disciplina. Tener un perro educado no es, ni mucho menos, someter continuamente a un animal a nuestros despoticos caprichos, sino disfrutar de un amigo sano, limpio y correcto.
La posicion de marcha con la correa puesta, que ya hemos comentado, es el primer punto de arranque de esta etapa. Durante el paseo, el animalito, que ya no da tirones, debe mantenerse literalmente pegado al costado del propietario girar a derecha o izquierda, segun el rumbo que tome el conductor, siempre junto a la pierna izquierda de la persona. Para que las evoluciones puedan hacerse correctamente y perro y amo no tropiecen, el can debera llevar la cabeza a la altura de la pierna del hombre, ni mas adelantado ni mas retrasado. En el caso de que el perro fuese adelantado respecto a la persona, esta tropezaria con el al girar hacia la izquierda o daria un tiron de la correa si la vuelta fuese hacia la derecha. Si el dueño se detiene, el perro debera parar o lo que es mas correcto, sentarse sin perder de vista al amo, pero no queramos avanzar demasiado y continuaremos por etapas
La posicion sentado, Sen o sit, se ensaya apoyando la palma de la mano sobre los cuartos traseros del animal, con fuerza, para obligarle a sentarse a la vez que se repite en voz energica pero no estridente, la orden correspondiente. Las primeras veces, el perro, desconcertado, tratara de levantarse o echarse tumbado al suelo..., un seco no bastara para hacerle comprender que no es eso lo que queremos y en pocas sesiones el perro obedecera la orden sentado con la correa puesta. Para el platz o echado sirve el mismo tipo de indicaciones, pero deberemos esforzarnos en que el perro se eche con el cuerpo recto entre sus patas, en lo que se llama postura de esfinge y no permitir que se quede medio tumbado sobre una pata trasera o, menos aun, acostado completamente.
Estos ejercicios, realizados con el perro sujeto con la correa, deben repetirse un minimo de dos veces diarias, con una duracion por clase no superior a los cinco minutos.
La perseverancia y constancia en la ejecucion de las disciplinas permitira en veinte o treinta dias que el perro convierta la leccion en habito, momento en el que podremos intentar avanzar un grado mas el aprendizaje de nuestro irracional, pero encantador, compañero.
La conduccion del perro con la correa al paso del amo, cambiando al unisono de direccion y sentandose a su lado cuando este se pare frente a un cruce en la calzada o para conversar con un conocido, no se perfeccionara hasta que el animal no haya cumplido el año largo de edad, pero la exigencia previa mediante ordenes podra intentarse a partir de los seis meses.
Anterior: pruebas obediencia
Siguiente: obediencia sin correa