gratiszona

exposicion canina

Las exhibiciones caninas en las que se conceden premios a los mejores ejemplares de cada raza constituyen un mundo apasionante para los aficionados y sobre todo para los criadores profesionales. Ocurre con cierta frecuencia que los mejores animales, cuando estos son propiedad de particulares, no son los que obtienen el campeonato y se debe pura y simplemente a que no saben comportarse como autenticas estrellas en su clase.
Las exposiciones caninas de belleza unicamente son muestras incompletas, pero desgraciadamente cada vez mas frecuentes, de las posibilidades de las diferentes razas. Los grupos sometidos a trabajo, reglamentariamente, eran juzgados en varias fases, pero las primeras eliminatorias comprendian determinadas pruebas basicas en cada grupo. Esta practica se va abandonando y favorece la proliferacion, en cada raza, de prototipos de determinados standars, segun los volubles designios de la moda cinofilica imperante. Las consecuencias de esta atencion preferencial a la belleza en razas de trabajo pueden ser desastrosas, favoreciendo el perro de caracter inestable, agresivo o huidizo, pero que tiene una lamina muy del gusto de cada lugar en cada momento.
Apoyando, como es logico, el adiestramiento que permita superar holgadamente las pruebas de trabajo para aquellos perros que lo requieran, hemos de señalar, siquiera brevemente, las lineas maestras que permitan a un animal tener aire de campeon.
Estos ejercicios deben practicarse con varios perros juntos, a ser posible variando los ejemplares, para que no se habituen a sus compañeros de ring. Utilizaremos la correa o trailla de concurso, intentando hacer comprender al futuro ganador que con este aparejo solo el existe en la pista. El ejemplar de concurso adoptara inmovil la postura en que le coloque el adiestrador para hacer resaltar sus mejores cualidades y debera ignorar olimpicamente a los demas colegas que junto a el compiten. Hemos podido observar, mas de una vez, en exposiciones internacionales como los paseadores de algunos criaderos eliminan a los competidores de particulares poco avezados, atropellando con los perros que no tienen demasiadas posibilidades a los rivales e intentando asi organizar peleas que pueden acabar descalificando a ambos ejemplares o, en el mejor de los casos, al camorrista, pero habiendo ya puesto nerviosos al perro y al amo con el consiguiente handicap para fases posteriores. Estas marrullerias, hasta cierto punto logicas, si no disculpables, son totalmente ineficaces contra los perros solidamente preparados.
Estas pruebas especiales para competicion incluyen una importante preparacion psicologica; ademas de las carreras circulares con paso elastico, las posturas o, mejor, las autenticas poses y las actitudes clasicas han de complementarse con un exceso de halagos para nuestro participante, que le permitan sentir la responsabilidad y la confianza de un autentico campeon.
Los ejemplares excesivamente fogosos deben ser sometidos horas antes de la prueba a un ejercicio fisico continuo y algo mas intenso de lo habitual, pero sin llegar a la extenuacion. El equilibrio en este dificil arte es una tarea que muy dificilmente puede llegar a lograr un particular con un solo perro, por lo que la colaboracion entre aficionados se ha potenciado especialmente en este tipo de aprendizaje, llegando incluso en exposiciones a cambiarse el perro, exhibiendolo un amigo y colocando el amo, alrededor del ring mediante ordenes de silbato, al animal concursante.
Aunque los campeonatos influyen poderosamente en la cotizacion de muchos ejemplares y logicamente mueven enormes intereses, tanto de aficion como economicos, hemos de insistir en que no constituyen, a nuestro juicio, la culminacion de un adiestramiento, si bien, entrañan unas peculiaridades especiales en el capitulo de enseñanzas caninas.
Anterior: raza para defensa
Siguiente: automovil y perro