gratiszona

el automovil y el perro

Las exigencias de la vida moderna han planteado una nueva problematica para el amante de los animales y mas concretamente para el cinofilo. El automovil es, hoy por hoy, una de las maquinas con mas influencia en la sociedad humana y, por ende, en los mejores amigos del hombres. Muchos perros pasan mas horas en el interior del automovil de sus amos que corriendo o jugando al aire libre, y, por otra parte, el desconocimiento instintivo de las vias de circulacion hace que cada vez sean mas los animalitos atropellados y muertos en calles, caminos y carreteras. Ultimamente se plantea un adiestramiento, que va siendo impartido en numerosas escuelas, conectando todas las facetas automovilisticas con la problematica cinologica.
ademas de enseñar a cruzar las vias urbanas y carreteras a los perros, se les hace aprender a evitar caminos y autopistas, con la misma celeridad que los perros de pastor han asimilado estas lecciones, obligando a los rebaños a permanecer el menor tiempo posible sobre el peligroso asfalto.
Seguramente, mas comun y desde luego mas actual es la vida del perro ciudadano en torno al automovil. Los largos viajes de vacaciones, las salidas de fin de semana e incluso los desplazamientos diarios, son ya parte importantisima en la vida del can y exigen una serie de atenciones pocas veces seguidas, para la comodidad y seguridad de todos los ocupantes del automovil. En muchos paises esta legislado en el codigo de la circulacion donde debe viajar el perro y las condiciones minimas que ha de exigir ese habitaculo. Generalmente, el pasajero irracional debe ir alojado en la parte trasera (quinta puerta) de los automoviles tipo ranchera, separado del resto por una reja reglamentaria.
En otros modelos, dotados de amplio maletero trasero y para viajes cortos, pueden instalarse unos accesorios que permiten dejar el porton semiabierto, pero cerrado con llave, lo que asegura una circulacion de aire suficiente. El piso de la parte destinada al animalito debe tapizarse con un alfombra de nudos adhesiva por la parte inferior, de forma que no pueda enrollarse, dejando que la chapa este en contacto directo con las patas y evitando asi que nuestro amigo se resbale y se maree. Aquellas personas que prefieran viajar fisicamente junto a su perro, no deben permitir, bajo ningun concepto, que este invada los asientos delanteros y han de bajar uno de los cristales de las ventanillas traseras para que el aire pueda penetrar, pero sin que exista suficiente espacio para que el animal pueda sacar la cabeza al exterior. Esta costumbre es peligrosisima y, sin embargo, muy extendida.
La habituacion al viaje debe comenzar lo antes posible, mejor desde cachorro, para evitar los mareos del animal y sus probables y molesto vomitos. No obstante, algunos animalitos, seguramente mal instalados, sufren reiteradamente mareos en el automovil. En estos casos debe acudirse a la consulta veterinaria, pero pueden paliar los efectos negativos con la administracion de comprimidos antimareo para niños y estableciendo, en cuanto a dosificacion, una sencilla regla de tres entre el peso de las personas y la dosis y el equivalente optimo para el perro. Hay que insistir en la importancia de administrar las dosis correctas, ya que los efectos de una sobremedicacion pueden ser muy peligrosos para el organismo de los animalitos.
Si por las circunstancias que fueren, los perros han de pasar largas horas en el interior del automovil, debe preverse la posicion de aparcamientos para dejar el vehiculo siempre a la sombra y con una de las ventanillas entornada, permitiendo la entrada de aire. Un pequeño respiradero de 2 centimetros de altura es suficiente en una o dos de las ventanillas. tambien debe preverse un recipiente para agua involcable, que permita apagar la sed de nuestro paciente y sufrido compañero.
Un importante capitulo correspondiente al perro en relacion con los viajes es el dedicado al equipaje de tan singular acompañante. En las etapas superiores a veinticuatro horas, en las que, por tanto, hemos de dar de comer a nuestro amigo fuera de casa, tendremos la precaucion de llevar con nosotros el comedero habitual y la colchoneta o cesta que hace las veces de cama. Procuraremos no alterar las horas habituales de comida y, a ser posible, intensificaremos los paseos. En playas, campings y otros lugares publicos deberemos someter la libertad del perro a los reglamentos de cada colectivo, procurando que no moleste a nuestros vecinos. Hay que comprender que muchas personas no sienten la misma simpatia que nosotros por los animales y que pueden sentirse irritadas por el simple contacto o proximidad del perro. Siempre debemos llevar en el automovil una correa y un bozal de repuesto, pues, en algunos casos, nos podemos ver obligado a utilizarlos. Muchos hoteles, restaurantes y bares no admiten perros y siempre es mejor prever esta contingencia y reservar plazas en los lugares elegidos y deseados, previa consulta de aceptacion de nuestros amigos de cuatro patas.
El maletin del perro ha de constar de dos secciones fundamentales, la higienica y la sanitaria. En la primera habremos de incluir todos los utiles cotidianos: cepillo, bastoncillos para las orejas, colonia bactericida, tijeras, pinzas y dos collares antiparasitarios sin estrenar. El botiquin de campaña debe llevar gasa, esparadrapo ancho, tablillas, tintura de iodo o solucion de mercuro-cromo, agua oxigenada, algodon, pomada y comprimidos antiinflamatorios. ademas es conveniente añadir pomada cicatrizante antibiotica, jarabe o pastillas astringentes de sulfamidas neomicina y los comprimidos antimareo correspondientes. Estas preocupaciones basicas nos permiten afrontar conscientemente unas vacaciones tranquilas y relativamente aseguradas que puedan convertirse en inolvidables gracias al concurso de las continuas sorpresas que ha de depararnos nuestro perro.
Anterior: exposicion canina
Siguiente: separacion