gratiszona

la separacion

Desgraciadamente, en muchas ocasiones, las circunstancias nos obligan a separarnos o a deshacernos de nuestro perro. Un viaje inesperado, un traslado a otro pais con estrictas normas de cuarentena, etc.
Este triste momento debe ser resuelto con serenidad. No suele ser la medida mas acertada dejar animalito con algunos amigos o conocidos. Si la separacion es momentanea habremos de elegir una guarderia especializada, regida o al menos visada por un veterinario y si el perro ha sido adiestrado, ha de alojarse en las instalaciones de la escuela canina. Este se ha demostrado, en practica, el mejor metodo para que el animal no sufra y continue alegre y confiado.
Logicamente, el propietario telefonea regularmente al adiestrador, o al regidor de la guarderia para interesarse por el estado de su perro, pero este no sabe de su amo y a veces languidece irremediablemente. El remedio, muy sencillo, consiste en enviar, lo antes posible, una prenda usada interior del amo, por supuesto sin haber sido lavada, para que tenga un olor apreciable que sera entregada al animal. Este, al sentir el aroma de su patron conoce, de algun modo, que no esta solo y que las añoranzas son reciprocas. La separacion definitiva es mucho mas triste y supone cortar de raiz una relacion muchas veces entrañable. La estancia previa con el adiestrador y el cambio de hogar, si es posible, deben se llevadas con un tacto exquisito y caso de no encontrar un dueño adoptivo, hemos de sufragar la estancia del animalito en la guarderia hasta su muerte.
La vejez de perro ha de ser asumida casi como la de un ser querido de la familia, aliviando su achaqueso, perdonando sus crisis de mal humos acompañando en sus postreros meses al amigo que nos dedico cariño, fidelidad y lealtad.
Anterior: automovil y perro