gratiszona

00 ruta de las iglesias rupestres

Pasando Burgos y tomando la carretera que va a Santander, nos introducimos en la alta meseta castellana hasta llegar a las primeras estribaciones de la Cordillera Cantabrica; es un paisaje solitario, practicamente despoblado hasta llegar a Aguilar de Campoo. Si el recorrido lo hacemos por la otra vertiente, es decir, desde Logroño pasando por Miranda de Ebro, hay pasar tambien por Pancorvo, y tomando la carretera de Oña, vamos a salir a Soncillo, llegando poco despues a las primeras rampas del puerto del Escudo.
En la misma base del puerto del Escudo, hay que desviarse a la izquierda, de manera que bordeando el embalse del rio Ebro, que es la imagen que vemos en la foto, y despues de casi media hora de viaje, dejamos a la derecha la localidad de Reinosa hasta llegar finalmente muy cerca de Aguilar de Campoo que es donde se inicia la ruta de las iglesias rupestres, o dicho de otra forma, pequeñas ermitas excavadas en la roca.
La ruta geografica donde estan ubicadas estas pequeñas ermitas milenarias, esta totalmente apartada de las principales vias de comunicacion, pero perderse por estos parajes es algo que no solo merece la pena, sino que aportan recuerdos que no se olvidan nunca.
iglesia rupestre de arroyuelos
Estan ubicadas en los limites entre el sur de la provincia de Cantabria y el norte de Burgos y Palencia. Una fractura de la meseta castellana, (como vemos en la foto inferior), da lugar a una depresion geologica, la cual se comunica, mediante una serie de valles, con la Cordillera Cantabrica.
Son tierras altas, donde predominan los valles con farallones cortados a cuchillo, pero rematados en cornisas de roca caliza donde abundan las cuevas y oquedades que les sirven de refugio a las aves carroñeras, como el buitre leonado, el alimoche y el quebrantahuesos. Paisajes solitarios con cierto magnetismo donde el misterio lo envuelve casi todo. Austeridad y silencio donde quiera que detengas la mirada.
En estos parajes la primavera es breve, los veranos son extremados y el invierno rigurosamente duro. Tierra ideal para la formacion de anacoretas, ermitaños y monjes solitarios. Es en parte lo que vengo buscando al realizar este viaje en una sola jornada. En esta zona surgieron los primeros ermitaños hace ya mas de mil años. Durante la alta Edad Media se produjo un fenomeno de vida eremitica, de monjes que vivian solitarios en las numerosas cuevas y oquedades del paisaje.
El fruto de esta forma tan singular de entender la vida religiosa y espiritual, fue la proliferacion de pequeñas iglesias rupestres, las cuales surgieron vaciando el interior de las rocas calizas que abundan en esta zona, dentro de las cuales, se reunian para celebrar los ritos religiosos.
En esa epoca, entre los siglos VIII hasta el XI, la liturgia que seguian estos ermitaños era el rito mozarabe, hasta que poco a poco se fue modificando por la influencia del ritual romano.