gratiszona

receta: Raviolis al disco a la Meschini

ingredientes

Tomates peritas maduros - 2 kg . Pimiento morron rojo - 3 Cebollas - 4 Carne picada - 1 kg. Salchicha parrillera - 1 kg. Pimienta - sal - oregano - especias, a gusto Aceite c/n Caldo c/n Vino tinto - 1 vaso Raviolis frescos - 2 kg. (del gusto que quieran)

preparacion

Para todos los que me gastan con que los invite a comer raviolis al disco, les paso la receta.. es bueno comer lo que otros hacen, pero mucho mejor es prepararla uno mismo, con sus sabores preferidos y sus toques personales. Vayan leyendo , que estan las explicaciones basicas, paso a paso de como llegar a disfrutar de un plato.. distinto... Las proporciones, cantidades y medidas estan puestas como referencia, cuando cocino, por lo general no las pongo con exactitud, sino que las calculo "a ojo" teniendo en cuenta las preferencias de mi familia y pueden variar segun la experiencia y gusto de quien lo prepare.. por ejemplo, a nosotros, nos gusta que la salsa sea abundante y mas bien espesa, condimentada solo con sal, pimienta y oregano, pero esto es un clasico de nuestro clan, otros la preferiran mas liquida, con otros aditamentos, otras carnes o sus metodos habituales Los ingredientes satisfacen a seis personas de muy buen comer Una vez que hemos limpiado el disco y lo pusimos en el fuego, con un chorro de aceite, para que vaya levantando temperatura, esperamos un ratito a que este bien caliente y colocamos la carne picada y la salchicha parrillera en este punto vale hacer una aclaracion: salvo los casos en que uno pide que le piquen un determinado corte de pulpa, la carne picada o molida, como se la conoce habitualmente, tiene bastante grasa, asi que mi toque personal es conseguir un pedazo de carne, sacarle la grasa y picarla a cuchillo en dados de aproximadamente dos centimetros, logrando de esta manera que en la preparacion final, tenga mas presencia. Tambien, cuando no es posible conseguir salchichas parrilleras, se las puede reemplazar con chorizos. Algunos pueden utilizar chorizos colorados o longanizas, pero es a gusto del cocinero. Cuando comprobamos que ya esta sellada la carne, colocamos la cebolla y el pimiento cortados, preferentemente en rodajas y tiras mas bien gruesas. Aca tambien se genera un conflicto del ser o no ser, ya que algunos colocan en primer termino los vegetales antes que la carne, asi que tambien es valida la opcion que uno tiene acostumbrada, si se llega a un mismo fin. Desde mi apreciacion personal, prefiero la carne antes porque los jugos que despiden, luego incorporan su gusto en las cebollas y pimientos. Una vez que se han rehogado las cebollas y pimientos, y sin dejar de revolver, para que no se quemen, le tiramos adentro un poco de vino tinto, de manera tal que se levante el fondo de coccion. Cuando el alcohol se evaporo, vamos a ir agregando el tomate, cortado en cubos de un tamaño generoso. Al igual que las cebollas y pimientos, el hecho de cortarlos de una medida que para la cocina comun pueda parecer exagerada, es en un principio, para que no desaparezcan una vez finalizada la coccion. Cuando ya hemos puesto el tomate, procedemos a salar la salsa, de manera que el tomate comience a soltar un poco de liquido. Tambien le agregamos pimienta. Es necesario estar atento e ir revolviendo con una espumadera o cuchara de madera para que no se queme. Una observacion mas que importante, es que a partir del momento que agregamos el tomate, la coccion de la salsa, debe hacerse a fuego lento, de manera que se cocine despacio y sin arrebatarse. Esto puede llevar una horita o mas. Tambien vale la pena destacar, que una de las cualidades que tienen todas las preparaciones que se hacen al disco, es que el humo de la leña le da el sabor que marca la distincion y buen gusto del cocinero. Afortunadamente tengo una provision bastante importante de ramas de nogal que recogi en oportunidad de una poda que hicieron en el barrio y es lo que uso en estas ocasiones. Siempre digo que si hay quinientas personas que cocinan al disco, para una misma preparacion, habra quinientas recetas distintas, porque cada uno le dara su toque personal, este es uno de ellos. Siempre que tengan la posibilidad usen maderas "espirituosas", por llamarlas de una manera y que al momento de quemarse, el aroma de su humo sea agradable al gusto que le quedara impregnado a la comida. Por supuesto que si no hay, se puede hacer con cualquier madera o leña, pero eso si.. nunca usen carbon, porque terminaran con unos dolores de cabeza bastante importantes, jaja. Es probable que nuestra salsa haya quedado un poco espesa si tenemos presente que dentro de ella debemos cocinar lo raviolis, entonces se hace necesario que le vayamos agregando algo de liquido, lentamente para que no nos baje la temperatura de la coccion. Algunos pueden ponerle agua, pero cuando lo hago en casa, prefiero un caldo, hecho con algunas verduras, que mantengo caliente sobre algunas brasas. Probamos y es el momento en que corregimos sal y pimienta, aunque previo a esto le debimos haber puesto el oregano y otras especies que deseen o sean de su preferencia. Es preferible tener un control del liquido que le agregamos, pero no se asusten si se les fue un poquito la mano, ya que al momento de cocinar los raviolis, estos absorberan un poco y bastante se evaporara. Si vemos que al final sigue estando liquida, sacamos un poco con un cucharon. Si notan que esta un poco seca, le van agregando un poquito cada vez que sea necesario. Los raviolis, que tienen que ser frescos y no de los que se venden secos en los supermercados, vienen en planchas. No debemos perder tiempo en cortarlos individualmente, sino que podemos ir fraccionando cada plancha en cuatro, que cada division contenga entre quince o veinte raviolis, estos, una vez cocidos, se separaran solos. Hecho esto, los vamos colocando en el disco. Un detalle a tener en cuenta es que antes de introducirlos, debimos hacer una especie de crater en la salsa, corriendo con la espumadera los solidos (carne, chorizos y vegetales), hacia los costados, de forma que en el centro quede el liquido, en el cual vamos a ir acomodando las planchitas de raviolis. Los desparramamos por toda la superficie, tratando de que se sumerjan en la salsa, llegando a colocar los ultimos sobre los primeros que pusimos, si no nos alcanza el espacio, es preferible no removerlos hasta que esten medianamente cocidos. Para la coccion, continuamos a fuego moderado, no conviene apurarlos, porque se nos pueden pegar en el fondo del disco y eso afearia la presentacion del plato y le daria un gusto amargo. Cuando notamos que los raviolis comienzan a flotar en la salsa y se van separando individualmente, es señal de que estan casi listos, ya podemos ir revolviendolos lentamente de manera que se mezclen bien con todos los ingredientes. Los vamos probando y cuando consideramos que estan listos, los sacamos, los ponemos en fuentes, les tiramos bastante queso rallado encima y a la mesa. Nosotros somos bastantes sencillos y primitivos en cuanto a la presentacion del plato, los sacamos y los servimos directamente, solo con el queso rallado, pero ello no quita que haya personas que les guste adornarlos y ponerles cositas que llamen la atencion, como perejil u otras cosas.. pero como les dije antes.. cada maestrito con su librito y si les sale rico y fundamentalmente les gusta a la gente que comparten sus mesas, mucho mejor. El objetivo esta cumplido. Espero que lo hagan y disfruten de esta comida. Saludos..

Autor

Juan Jose Meschini